Luego de la muerte de su padre, Damián tomará decisiones drásticas. Deshacerse de su colección de discos y empezar a trabajar serán el comienzo de un viaje tierno, triste y también divertido