El Convenio internacional sobre la seguridad de los contenedores, 1972 (CSC 1972), tiene dos objetivos: • mantener un alto grado de seguridad de la vida humana en el transporte y la manipulación de contenedores proporcionando procedimientos de prueba aceptados y prescripciones de resistencia conexas; y • proporcionar reglas internacionales de seguridad uniformes, aplicables por igual a todos los modos de transporte de superficie, evitando así la proliferación de reglamentos nacionales de seguridad divergentes. Las enmiendas al Convenio fueron adoptadas mediante la resolución MSC.355(92), entraron en vigor el 1 de julio de 2014 e incluyen: • nuevas definiciones al principio de los anexos I y II, así como enmiendas resultantes, a fin de garantizar la utilización uniforme de la terminología en todo el texto del Convenio; • enmiendas para armonizar todas las dimensiones físicas y unidades con el sistema SI; • la introducción de un periodo de transición para el marcado de los contenedores con capacidad de apilamiento restringida, según lo prescrito en las normas pertinentes; y • la inclusión en el anexo III de la lista de deficiencias que no requieren que el funcionario encargado del control decida la retirada inmediata del servicio, sino medidas adicionales de seguridad que permitan que el transporte prosiga en condiciones de seguridad.