Crítica Del Derecho: Arte Del Derecho

Inicio/Crítica Del Derecho: Arte Del Derecho
  • Sin stock

    De La Vocacion De Nuestro Siglo Para La Legislacion Y Para La Ciencia Del Derecho

    Autor: De Savigny, Friedrich Carl

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $63.000
    Friedrich Carl von Savigny (1779-1861) es una de las personalidades más importantes de la historia del pensamiento jurídico. En su libro La Vocación considera que el Derecho surge como Derecho consuetudinario, que ulteriormente se reelabora y reconfigura a través de la Jurisprudencia. Es una respuesta crítica al opúsculo Sobre la vocación de nuestro tiempo para la legislación y la ciencia jurídica (1814), de A.F.J.Tribaut. Por contraposición a la «solución del código» unificador postula la construcción de una ciencia jurídica orgánica y con fuerza homogeneizadora para toda la nación alemana 2. Para él el código estatalista reduce artificiosamente la complejidad del fenómeno jurídico, en una sociedad caracterizada por la pluralidad de fuentes de producción jurídica, esto es, la existencia de fuentes originarias de producción jurídica extralegislativa. Su planteamiento se opone al monismo jurídico dominante en su época. El Derecho no nace solo de las leyes emanadas del poder estatal, pues la sede propia del Derecho es la «conciencia común» o convicción común del pueblo, de manera que todo Derecho es primariamente producido por medio de la costumbre y la creencia popular, es decir, en virtud de «fuerzas internas», que actúan calladamente en la producción espontánea del Derecho, y no por medio del arbitrio del legislador. El Derecho no sólo tiene su origen en el pueblo, sino, además, todo Derecho positivo auténtico ha de vivir en la conciencia común del pueblo, como «Derecho popular». Savigny participa de una noción de historia evolucionista y organicista, en el sentido de que las fuerzas históricas que crean el Derecho son fuerzas del inconsciente colectivo, esencialmente del espíritu del pueblo. Parte de la asunción de que la materia del Derecho proviene de la esencia más íntima de la nación y procede a través de la historia. El pasado vive en el presente como necesidad interna, de manera que toda época produce el Derecho en indisoluble continuidad con el pasado. Ese así que conocer el presente es también conocer histórico. Por ello mismo, la ciencia del Derecho es al propio tiempo historia del Derecho. Savigny había advertido que todo saber relativo a algo objetivamente dado se llama saber histórico; consecuentemente el carácter de la ciencia del Derecho debe ser internamente histórico. Es función de la ciencia jurídica histórica localizar, encontrar, a través de la interpretación, los principios orgánicos dominantes. Con esta concepción, nuestro autor acomete la tarea del estudio del Derecho desde el punto de vista histórico y filológico.
  • La Genesis Del Derecho

    Autor: R. Stammler

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $69.000
    Este libro recoge el contenido de algunas lecciones pronunciadas en la Universidad de Granada durante la primavera de 1922 acerca del tema que le sirve de título, exposición que me complace ofrecer así a la publicidad española.
  • La Lucha Por El Derecho

    Autor: Von Iherin, Rodolfo

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $103.000
    Ihering ha sido una de los más grandes juristas, su trayectoria intelectual refleja en silos grandes cambios que se estaban produciendo en la ciencia jurídica de la segunda mitad del siglo XIX. Reflejaba la crisis de los modelos de regulación propios del Estado de Derecho liberal individualista, ante los dilemas que se planteaban en su tiempo (la cuestión social, las exigencias de una regulación pública de las actividades económicas y de intervención directa en el «problema social», etcétera). Es la época de la agonía de la forma política del Estado de clase única, y su progresiva remodelación por un Estado de pluralidad de clases. Su radicalidad le podía llevar a menudo a exageraciones, toda vez que se puede convenir que la lucha por el derecho puede ser un deber moral, pero también puede serlo el no ejercitar los derechos en ciertos casos. De cualquier modo, es importante realzar que la aseveración de Ihering fue interpretada en un sentido usualmente más amplio, y entonces resulta todavía más expresiva, a saber: cuando se aprecia en la idea de lucha por el derecho, tanto la lucha por la existencia como la lucha por la mejora de las condiciones de vida en sociedad. Lo cual fue históricamente percibido incluso como una llamada a que el Derecho estatal respondiera a las exigencias de regulación de una sociedad industrial. Por lo demás, para el mismo Ihering ?como expresa en su libro La Lucha por el derecho?, la idea y la realidad de la lucha están en el origen y en el desarrollo histórico del Derecho, siendo la lucha el medio para alcanzar los fines de relevancia jurídico-política. El Derecho no surge espontáneamente del espíritu del pueblo, sino que es un producto histórico en gran medida consciente de nuevas ideas, de nuevos fines emergentes, cuyo reconocimiento en cada momento exige la lucha, el aunar esfuerzos para cambiar el orden de cosas existente. Es así que el Derecho y sus instituciones jurídicas singulares, son el resultado de la experiencia para la realización asegurada de ciertos fines humanos, de manera que el fin es el elemento creador de todo el Derecho (es lo que expresaría en su obra, El fin en el Derecho; 1877-1883). No es de extrañar que la idea de «lucha» fuera utilizada como una suerte de «eslogan» al servicio instrumental de los distintos programas de reforma social. Paradigmáticamente es el caso del krausismo-institucionismo o krausopositivismo español, progresivamente abierto a algunos postulados del positivismo (como al positivismo jurídico de Ihering, especialmente del Ihering maduro, más realista). Lo cual se puede apreciar perfectamente en pensadores como Leopoldo Alas Clarín y Adolfo Posada, uno de los principales traductores y receptores críticos de su pensamiento jurídico-social.
  • Sin stock

    Liberalismo.

    Autor: L.T. Hobhouse

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $105.000
    Análisis histórico filosófico de las principales corriente que han conformado la tradición liberal.
  • Los Primeros Principios

    Autor: Spencer, Herbert

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $179.000
    Para Spencer la sociología era una ciencia superorgánica que centra su atención en aquellos procesos que suponen las acciones coordinadas de varios individuos. Para él el proceso biológico se identifica con el proceso social y localiza y ubica los hechos de la sociología en el paralelismo funcional entre el organismo animal y las sociedades humanas. Piensa que la sociedad, como entidad con vida propia, y con autonomía respecto de los elementos aislados que la integran, está sometida a la dinámica de desarrollo, estructura y función, de manera análoga a los fenómenos del crecimiento, estructura y función en los seres animales. Es así que la sociología humana encuentra una fuerte conexión con el mundo orgánico animal 2. En coherencia procede a interpretar las mismas leyes biológicas en términos de hechos sociales para inmediatamente después razonar sobre ellas cual si se tratasen de leyes sociales. Este procedimiento analógico ?que configura a la sociedad como una entidad similar a la un organismo animal?, al tiempo supondría una rémora para éxito de su teoría social 3. Ese razonamiento analógico es, desde luego, desafortunado, pues la sociedad humana nunca puede ser equiparada ?y menos aún identificada? con un organismo biológico. Sin embargo, es lo que viene a mantener Spencer. Ello queda nítidamente reflejado en su ensayo Organicismo social publicado en 1860 y oportunamente traducido en nuestro país 4. Se trata de un organicismo biológico, que debe distinguirse del organicismo ético-espiritual 
  • Politica Y Ciencia Y Otros Ensayos De Sociologia

    Autor: Max Webber

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $146.000
    Max Weber había establecido una esclarecedora correlación entre modernidad y espíritu del capitalismo, organización del poder político y racionalidad jurídica en el Estado moderno. Entendía la modernización de la sociedad como la emergencia y consolidación del modo de producción capitalista y del Estado burocrático moderno. En este marco, consideraba que el mecanismo organizativo, del Estado como de la economía moderna era el Derecho formal, el Derecho basado ante todo en la racionalidad formal. Esa lógica de racionalización entronca con la tradición de la Ilustración, en la idea de que la historia evoluciona hacia la razón, esto es, la modernidad como un proceso permanente de racionalización. Pero Weber apuntaría que en esa racionalización no necesariamente hay «progreso» civilizatorio. Para él la modernización capitalista entraña una lógica que desencadena procesos históricos de dominación que limitan la libertad humana. La racionalización tiende a despersonalizar las relaciones sociales, y a someter la vida humana a la lógica impersonal e instrumental de los sistemas racionalizados, económicos y administrativos, con el efecto de mecanización de la vida y limitación de los márgenes de libertad humana: todo —la vida misma de las personas— puede ser dominado por el cálculo racionalizador. De este modo, para Weber, el proceso de racionalización de la civilización occidental conlleva una creciente reificación, con un desencantamiento del mundo que determina una crisis de sentido para el hombre moderno . El proceso de racionalización conduciendo a la implantación de formas impersonales y burocratizadas de la vida moderna no tendrá, según Weber, efectos liberatorios para el hombre, sino una continua predisposición de límites. Es la «jaula de hierro» dentro de la cual los hombres están cada vez más aprisionados.
  • Progreso Y Miseria

    Autor: George, Henry

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $252.000
    Henry George (Filadelfia, 2 de septiembre de 1839- Nueva York, 1897) ha sido una de las grandes figuras del reformismo social y económico, en un largo periodo que se extiende desde la segunda mitad del siglo diecinueve hasta el primer tercio del siglo veinte. Fue un gran periodista, crítico y pensador que prestó una particular atención a las cuestiones sociales y económicas. Uno de los autores más influyentes entre el último tercio del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX. Su obra Progreso y Miseria fue uno de las más editadas y leídas en la literatura socio-económica de todos los tiempos. Pronto comenzaría a interesarse por la «cuestión de la tierra» (folleto Nuestra Tierra y Política de la Tierra, 1871). En la labor de periodista y difusor de su ideario reformista destaca la fundación en San Francisco del periódico Daily Evening Post (1871). Desde esa tribuna pudo incidir en la opinión pública, defendiendo la consideración como bien social de la tierra, y criticando la propiedad privada de la misma. Defendería la legislación social de protección de los trabajadores y el derecho de sindicación. Ahora bien, su reformismo no le hizo compartir los principios del socialismo, aunque en algunos aspectos fue nítidamente influido por él. Y ello pese a que sus posiciones a menudo fueron calificadas de «socialismo agrario». En todo caso, es de advertir, que sus propuestas tenían un carácter «socializante» ?que no debe confundirse con socialista? de la tierra y de ciertos servicios públicos (en este último caso adelantando una orientación del Estado social hacia la construcción de un sector público a través de cual se produce un cierto control y gobierno de la economía). Es harto significativo que en su vida política Henry George estuvo estrechamente vinculado con el partido demócrata.
  • Tratado De Los Delitos Y De Las Penas

    Autor: Beccaria Bonesana, Cesare

    Editorial: Comares

    Idioma: Español

    $76.000
    La versión que se presenta al lector es la debida a la traducción de Juan Antonio de las Casas que se editó -tras superar múltiples problemas de los que da cumplida nota Torío- en Madrid, por la imprenta de Joaquín Ibarra, en 1774; edición ésta que posteriormente ha sido objeto de múltiples reediciones, siendo la última la realizada por el Ministerio de Justicia en 1993.

Ir a Arriba